Cómo tratar las alteraciones del sueño

El sueño es un estado fisiológico en el que el nivel de vigilancia está disminuido y el individuo reposa o descansa. La fisiología del sueño es tan compleja como la de la vigilia en su regulación neurológica, endocrina, metabólica o cardiorrespiratoria. El estado de sueño puede sufrir alteraciones por motivos físicos o psiquícos.

El sueño es periódico y en general espontáneo y se acompaña de una pérdida de la conciencia. Una supresión total de sueño se tolera sólo si es breve, de 1-2 noches. Si persiste más tiempo aparecen trastornos progresivamente graves de la atención, la concentración y la memoria, irritabilidad, alucinaciones e incluso convulsiones. Una supresión parcial de sueño puede tolerarse mucho tiempo, a veces a costa de fatiga crónica.

El sueño tiene distintos grados de profundidad y se presentan modificaciones fisiológicas concretas en cada una de las etapas del mismo. Los cambios funcionales que se dan durante el sueño afectan al electroencefalograma, a los movimientos oculares y al tono muscular.

Existen dos tipos de sueño bien diferenciados: el sueño de movimientos oculares rápidos, conocido como sueño REM ( Rapid Eye Movement) o sueño paradójico y el sueño de ondas lentas o sueño No-REM el cual está constituido por las fases I a IV y en donde existe ausencia de movimientos oculares rápidos.

Normalmente en el adulto el sueño nocturno de unas 8 horas se organiza en 4-5 ciclos de unos 90-120 minutos durante los cuales se pasa de la vigilia (fase I) a la somnolencia (fase II), al sueño lento o profundo (fase III y IV) y finalmente al sueño REM (fase V) en el que se producen los movimientos oculares rápidos y desaparece el tono muscular aunque el diafragma sigue manteniendo el tono y contrayéndose por lo que se permite la respiración.

Las necesidades de sueño en un adulto puede oscilar entre 5-9 horas. Varía enormemente el horario de sueño entre noctámbulos y madrugadores . En épocas de mucha actividad intelectual o de crecimiento o durante los meses del embarazo, puede aumentar la necesidad de sueño, mientras que el estrés, la ansiedad o el ejercicio físico practicado por la tarde pueden reducir la cantidad de sueño.

En los ancianos el sueño nocturno se va fragmentando con frecuentes episodios de despertar y se reduce mucho el porcentaje de sueño en fase IV y no tanto el de sueño REM que se mantiene más constante a lo largo de la vida.

El sueño es un estado dinámico, en el que se activan e inhiben distintas zonas del encéfalo. Obedece a un ritmo biológico , circadiano cada 24 horas, relacionado con el ritmo día-noche. En condiciones normale , el indicador externo más poderoso para sincronizar los ritmos circadianos es la hora de despertarse y levantarse, que puede fijarse estrictamente. La hora de irse a la cama también es importante, pero la de dormir no puede fijarse a voluntad.

Cada persona tiene sus hábitos para dormir: unos necesitan leer un poco antes de conciliar el sueño; otros han de tomar un vaso de agua; otros precisan de una oscuridad total y otros de cierto grado de luminosidad, etc.

La hormona del crecimiento, el cortisol y otras hormonas se segregan durante la noche. Así ocurre también con la melatonina, cuya secreción por la glándula pineal es inhibida por la luz. Al disminuir la luz se incrementa la liberación de melatonina. Ésta favorece la entrada en el sueño, quizá permitiendo el descenso de la temperatura corporal que va ligado a la entrada en sueño No REM. La exposición prolongada a la luz, por ejemplo en los viajes transoceánicos en dirección oeste, inhibe la secreción de melatonina y puede ser la causa del síndrome del Jet Lag.

Durante el sueño hay actividad mental: se trata de los ensueños, que pueden contarse en una proporción del 80% si el sujeto se despierta en la fase REM. Los sueños de esta fase son de tipo cinematográfico y en color. También se sueña durante la fase de sueño profundo pero estos sueños son más bien de tipo abstracto.

Los trastornos del sueño se pueden clasificar de forma sencilla en:

  • Insomnio primario
  • Insomnio secundario
    • Trastorno del ritmo circadiano por sueño retrasado (en relación a las demandas de la sociedad), tipo jet-lag o el originado por cambios de turno de trabajo.
    • Insomnio debido a enfermedad médica o inducido por sustancias.

Ante cualquier problema de insomnio lo primero es evaluar sus posibles causas e instaurar medidas de higiene del sueño. Sólo se deben usar medicamentos para las alteraciones del sueño cuando éstas causen un malestar significativo o afecten a la calidad de vida.

En algunos casos es muy beneficioso suplementar al paciente con complementos de melatonina con o sin triptófano.

Según los estudios en pacientes adultos con trastorno por sueño retrasado la administración de melatonina adelantó la hora de dormirse .

Según la Academia Americana de Medicina del Sueño se recomienda la utilización de melatonina para promover el sueño durante el día en trabajadores que cambian a turno de noche.

En lo que respecta al jet lag la misma academia hace una recomendación fuerte a favor del uso de melatonina. Se basa fundamentalmente en los estudios recogidos en una revisión sistemática de Herxheimer.

En el caso del insomnio secundario a otras patologías una revisión sistemática no halló que la melatonina tuviera efecto en la latencia del sueño. Por tanto la Academia Americana de la Medicina del Sueño concluye que la melatonina no está indicada en ancianos con demencia y ritmo sueño-vigilia irregular , ya que ninguno de los estudios mostró eficacia.

En las revisiones se describe a la melatonina como un tratamiento muy seguro, sin diferencias con placebo en la incidencia de efectos adversos. La melatonina afecta a la secreción de hormonas sexuales y se ha sugerido que puede alterar el inicio de la pubertad. Por lo que en niños sólo se tomará bajo estricta prescripción médica.

Ana Bellón
Ana Bellón

Soy Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria ( Hospital de Getafe, Madrid). Postgrado en Nutrición, Dietética y Dietoterapia por la Universidad de Navarra. Directora del Centro Médico Bellón desde 2005. Centro especializado en pérdida de peso así como medicina y cirugía estética. Copresentadora en el programa La Mañana, en la sección de Saber Vivir desde 2009 como Médico Nutricionista. Medical Adviser de Pronokal Group, empresa especializada en el tratamiento bajo control de médico para la pérdida de peso. Madre de dos hijos. Dispuesta constantemente a aprender y a ayudar .

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *.
Los comentarios no se publicaran hasta que no hayan sido aprobados.

Los campos marcados son obligatorios y no pueden quedar vacíos. Revisa que sean correctos.